Ir al contenido principal

Llegamos, vimos y...los dejamos morir

Miles de inmigrantes siguen a la deriva en el golfo de Bengala
Mientras tampoco llega un acuerdo a nivel regional, Tailandia, Malasia e Indonesia se niegan a acoger a los refugiados rohingya que huyen de Birmania y Bangladesh 


Noam Chomsky:

En Europa son demasiado cobardes para 

tomar una posición independiente.


50.000 euros por barca de Turquía a Grecia
Llegamos, vimos y... los dejamos morir

OLGA RODRÍGUEZ
En septiembre de 2011 el presidente Nicolás Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron realizaron una visita sorpresa a la capital de Libia, acompañados de Bernard Henri-Levi, filósofo y escritor francés, un hombre que había hecho mucho por impulsar la intervención militar de la OTAN en el país africano. La sola presencia de ambos mandatarios, recibidos con todos los honores, ayudaba a adivinar que Francia y Reino Unido querían gozar de ciertos privilegios a la hora del reparto del petróleo en el primer país africano en reservas de crudo, con 46.000 millones de barriles estimados por explotar, el doble que Estados Unidos.
Poco importaba que el país se estuviera rompiendo a trozos tras la intervención militar, que se hubiera convertido en un polvorín a causa de las armas que la OTAN había entregado a diferentes milicias, o que entre los nuevos amigos libios de Europa hubiera fundamentalistas o incluso personajes considerados terroristas en el pasado por EEUU y la UE.

Algunos de los que trabajamos en la región en aquella época vimos que entre las filas rebeldes libias había combatientes que antes habían sido ‘terroristas’ perseguidos por el Ejército estadounidense en Afganistán. Los antes demonizados eran ahora ensalzados como aliados y liberadores de Libia. “Lo que hicimos [en Libia] fue por razones humanitarias, no existía ningún plan oculto”, dijo Sarkozy en Tripoli, la capital del país.

La “nueva Libia” “liberada” “por razones humanitarias” era, sin embargo, muy diferente a lo que las televisiones mostraban. La intervención militar de la OTAN, con la cooperación especial de Reino Unido y Francia, mató a civiles, dividió el país, armó a grupos yihadistas, apostó por gobernantes que ninguno querríamos para nosotros y trajo el caos. Miles de personas fueron perseguidas, arrestadas, torturadas y asesinadas.
A finales de 2011 se calculaba que aún había siete mil presos en manos de las diferentes milicias que habían luchado contra Gadafi. Además, miles de inmigrantes subsaharianos se vieron desplazados de sus hogares, acusados por los rebeldes de haber apoyado a Gadafi o incluso de haber luchado como mercenarios a su servicio.
Las personas negras se convirtieron en Libia en el punto de mira de las sospechas. Se registraron casos de persecución, asesinato y arrestos arbitrarios. La propia prensa europea manejó sin pudor el término mercenarios, a veces incluso con la coletilla negros, tantas veces evitado antes cuando tocaba nombrar a los mercenarios que operaron en Irak o Afganistán al servicio del Ejército estadounidense o de empresas privadas occidentales y bautizados con el eufemismo de contratistas.
Hillary Clinton, que ahora se presenta como candidata para las elecciones del próximo año en Estados Unidos, reaccionó con alegría ante el asesinato extrajudicial de Gadafi: “Llegamos, vimos y murió”, dijo con una amplia sonrisa. Sarkozy afirmó que, tras el asesinato del mandatario libio, “una nueva página se abre para los libios, la de la reconciliación dentro de la unidad y la libertad”. Nada más lejos de la realidad. Libia sufre la militarización del país, el caos, la violencia, y el racismo.
La responsabilidad de Reino Unido y Francia como impulsores de la guerra en Libia es clara y de hecho sus mandatarios se vanagloriaron de ello. El mismo David Cameron que metió a su país en Libia es el que rechaza las operaciones de rescate de embarcaciones y el que hace no mucho amenazaba con dejar la UE si no se imponen más restricciones a los inmigrantes. Su secretaria de Estado de Exteriores decía hace 4 meses que las operaciones de salvamento “crean un factor de atracción involuntario que incita a más inmigrantes a atravesar la peligrosa travesía por mar y, en consecuencia, producen más muertes trágicas e inútiles”. Dicho de otro modo, si mueren muchos en el Mediterráneo, otros dejarán de venir.
¿Cuántos cree Cameron que hay que dejar morir para sentirse seguro de que otros dejarán de venir? ¿Que las personas a rescatar sean víctimas de las consecuencias de operaciones militares en las que Reino Unido participó activamente -por ejemplo, en Libia- no le obliga a asumir responsabilidad sobre ellas?
La Unión Europea canceló hace unos meses la Operación Mare Nostrum, destinada al rescate de personas en el Mediterráneo. Tanto antes como después, ante los naufragios que ha habido, los gobernantes europeos afirman que “Europa no puede mirar hacia otro lado”. Ahora vuelven a decirlo, después de haber recortado fondos para los rescates y mientras siguen apostando por los muros, por la exclusión y por políticas de mano dura que nunca podrán frenar la voluntad del ser humano -escrita en nuestro ADN- de migrar, de moverse, de escapar, de querer mejorar.
Los gobiernos europeos -incluido el español- insisten en el temor al "efecto llamada", introduciendo entre líneas una y otra vez que rescatar a personas puede ser contraproducente. A su vez, prohibiendo las rutas seguras para llegar hasta aquí, Europa impone a los migrantes los trayectos más arriesgados, la posibilidad de la muerte y la ausencia de garantías de un rescate.
Ya se sabe que una cosa lleva a la otra, y quizá cualquier día alguno de los mandatarios europeos, en un incontrolable ataque de sinceridad a lo Hillary Clinton, estalle en una carcajada frente a las cámaras y diga, victorioso: "Llegamos, vimos, y... los dejamos morir".
Si el futuro es cuerdo, se retorcerá de vergüenza ante Europa.

Unos lloran de miedo, otros de alegría. Están en Europa,

Relato del viaje de un grupo de refugiados sirios que han llegado a Lesbos esta mañana
"¡Libertad!", gritan en árabe desde la zódiac un grupo de jóvenes pletóricos. Impacientes. Algunos se lanzan al agua para recorrer a brazadas esos últimos metros que les separan de tierra firme. Al golpear las rocas, la balsa se balancea. Manos alzadas comienzan a pasarse bebés de 10 días a un año para ponerlos a salvo. Así arriban 60 migrantes sirios, a bordo de una frágil balsa, a las costas griegas de la isla de Lesbos, al oeste del país. Están a punto de culminar una traumática travesía de miles de kilómetros durante meses para llegar a Europa.
Hace un año que intento llegar aquí”, dice rompiendo a llorar el sirio Ahmed, en la treintena, llevándose las manos a la cara. Una mujer y su hijo se postran rozando el suelo con sus frentes. Ante la imagen, otros migrantes les imitan y comienzan a rezar agradecidos de seguir con vida. Cuando el primer grupo aún no ha emprendido la ruta, llega una segunda patera, esta vez cargada de afganos.
Aterrorizadas y sin saber nadar, las mujeres estallan en gritos. Varios turistas y vecinos locales se apresuran a reanimar a una de las mujeres que, presa de una crisis de ansiedad, cae desmayada, ante la desesperación de sus pequeñas. El caos es completo y el llanto se contagia. Unos lloran de miedo, otros de alegría. Están en Europa, no saben dónde, pero es Europa. Hasta donde alcanza la vista, flotadores naranjas, silbatos y balsas de plástico negro desinfladas cubren las rocas que bañan las aguas griegas. Vestigios de los más de mil refugiados que desembarcan a diario.
El momento de la llegada de una barca con 45 refugiados sirios a bordo.
Teníamos que ser 35 en la balsa, pero los traficantes subieron a 64”, Espeta Abdel Karim que ha navegado los 14 kilómetros que separan Lesbos de Turquía en una hora y 20 minutos. “Hemos llegado, hemos llegado, ¡dios es grande!”, responde Abdel Karim a su hermano, a 2.700 kilómetros al otro lado del teléfono en Siria.
Anoche, una zódiac con 54 sirios se hundía a medio camino hacia la costa griega. “No quería subir con tanta gente. Pero el traficante me dijo: o subes, o pierdes el dinero. Luego nos robaron las mochilas por el excedente de peso y nos obligaron a hacer el trayecto solos”, relata Hala el Alí, de 45 años, que sobrevivió al trayecto junto a sus dos pequeñas de año y medio y tres años. Tras dos horas a la deriva con el agua al cuello y sin gasolina, fueron rescatados por una patrulla de guardacostas griegos. Este es el relato de los afortunados, aquellos que no se han quedado en el mar. Al menos 2.000 personas han muerto en naufragios en lo que va de año, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
Ante la avalancha de migrantes, intensificada desde hace cuatro meses, los traficantes hacen del desastre un negocio muy lucrativo. Meten a 60 personas --la media es de 50-- en barcas con espacio solo para 35. Eso multiplica los riesgos de hundimiento. Con estos precios, por 45 minutos de trayecto, se embolsan entre 50.000 y 60.000 euros, a 1.000 por cabeza. Cada traficante suele mandar unas tres o cuatro barcas al día. Eso significa que pueden llegar a hacer cerca de un millón de euros en una semana. Desbordados por la afluencia masiva, los guardacostas griegos no dan abasto. Se limitan a remolcar zódiacs a la deriva o a punto de naufragar. “Los traficantes nos dijeron que pincháramos la balsa si veíamos a los policías”, dice un migrante sirio. Al avistar una embarcación, en ocasiones una simple lancha de turistas, muchos migrantes rajan las balsas exponiéndose a morir ahogados.
Ante el descontrol, los vecinos empiezan a perder la paciencia. “Estamos contrariados. Por un lado les ayudamos y entendemos su situación, huyen de una guerra. Por otro, nosotros tenemos una guerra económica aquí, y su llegada ahuyenta el turismo y nuestro medio de vida”, relata una vecina. “Son como fantasmas. Tan solo los vemos andar y andar y cada día llegan más. Nunca sabremos qué pasa con los que ya han marchado rumbo al norte”, reflexiona Georgos, empleado de una agencia turística. NATALIA SANCHA
Corazón
DAVID TRUEBA 28 ABR 2015

Ponerle corazón a la acción política está degradado por su sobreuso sin acompañarlo de criterio razonado, pero también por quienes tienen asumido que la amoralidad es más práctica.

Samia no llegó a Lampedusa
¿Y si fuera posible llamar a todos por su nombre? Podríamos empezar por 
(Somalia). Apenas dos meses antes había comenzado en su país una guerra civil que, transcurridos 24 años, aún perdura.
Samia era la mayor de una familia de seis hermanos. Sus padres vendían fruta en el mercado. Decir que eran pobres sería no decir nada. Compartían casa con otra familia en la que Alí, un niño de la edad de Samia, era su compañero inseparable. Samia y Alí comenzaron a correr y pronto descubrieron que ella tenía un talento natural. Así que Alí se conformó con ser el entrenador. Con diez años, Samia Yusuf Omar destacó en las carreras locales. Y siguió entrenando, sorteando las barreras de una guerra interminable. Entre el polvo blanco, las calles cortadas y las mangas largas de la atleta en ciernes, no dejó de correr.

La alcaldesa de LampedusaGiuseppina Nicolini, reclamó que no quiere un muro en el mar ni un cementerio más grande en su isla, sino algo de decencia en el futuro próximo.
En un artículo, el escritor Gustavo Martín Garzo apuntaba una idea bien interesante. Hemos renunciado a tener corazón por el compromiso que supone tenerlo. Los sentimientos están expulsados de la actividad política; sin embargo, los medios alimentan una dinámica emocional. 
Lo comprobamos con la emigración, una tragedia constante que ha llenado de cadáveres el Mediterráneo mientras los peces no acaban de entender lo que sucede y nosotros tampoco. En nuestra defensa fronteriza se han traspasado algunas líneas de difícil admisión, con la legalización de las devoluciones en caliente en un experimento que consiste en hacer una ley que permita lo ilegal, algo que será tirado abajo por un tribunal superior cuando llegue el momento. Al mismo tiempo, somos invitados a llorar ante las muertes masivas, la última en otro barco sobrecargado por las mafias.
Ponerle corazón a la acción política está degradado por su sobreuso sin acompañarlo de criterio razonado, lo que llaman buenismo, pero también por quienes tienen asumido que la amoralidad es más práctica. Un asunto sin solución absoluta, pero al que podríamos incorporar, al menos, el rigor de los derechos humanos. 
En esa huida hacia adelante, el ministro español ha propuesto que se habiliten centros de detención en los países del norte africano, algunos en plena guerra civil. Los centros españoles están saturados, degradados y proporcionan un purgatorio entre un infierno y un cielo en el que Dios es un despacho de Extranjería. Suena a la receta con los marginados sociales de Esperanza Aguirre: saquémoslos de Madrid, a ver si los aceptan en Guadalajara.
Entrevistada en El objetivo de Ana Pastor, la alcaldesa de Lampedusa, Giuseppina Nicolini, reclamó que no quiere un muro en el mar ni un cementerio más grande en su isla, sino algo de decencia en el futuro próximo. El periodismo no tiene respuestas para las preguntas, pero sirve para conformar esas preguntas con información cierta y plantar ante nuestros ojos a las personas y no a las estadísticas, a las historias de seres humanos y no a los cadáveres sin nombre. La política tampoco encuentra las respuestas, pero lo indecente es cuando encuentra votos con el populismo de la mano dura, una mentira que suena más creíble cuando hemos perdido el corazón.

El reguero de ahogados de la Unión Europea


Desde la Organización Internacional para las Migraciones se calcula que en 2015 podrían intentar alcanzar las costas europeas unos 500.000 migrantes y personas refugiadas, y se baraja que el número de muertos en ese caso podrá alcanzar los 10.000. 
Tan sólo en lo que va de año se ha constatado la muerte de 2,000 personas en el Mediterráneo, una cifra 30 veces superior a la del mismo periodo del año anterior. La UE se ha negado a aportar fondos a la operación Mare Nostrum, que permitió rescatar a 190.000 personas en un año, lo que ha llevado a su supresión. Mare Nostrum se ha sustituido por las operaciones Tritón y Poseidón, exclusivamente destinadas al control terrestre y marítimo y no al rescate, y cuyos fondos va a triplicar la UE.

La Guardia Costera y la Marina italiana han notificado que al menos diez personas han fallecido en aguas del Mediterráneo entre el sábado y el domingo
El Parlamento Europeo ha pedido a los 28 que asuma una misión expresa de salvamento en el Mediterráneo, por el momento inexistente

Comentarios

  1. Mar Caso Fontecilla
    ¡Viva! viva la solaridad de gobiernos, eurodiputados, diputados patrios, aspirantes a, agentes sociales, plataformas ciudadanas, ayuntamientos, sindicatos...por sus palabras de rechazo, por organizar protestas masivas en todas las ciudades y pueblos del "primer mundo" contra esta tragedia humana que están viviendo estas pobres gentes huyendo de lo que los malditos avaros sedientos de poder y riqueza han provocado apoyando o por omisión. Qué tremenda tragedia para las víctimas y que terrible vergüenza para la humanidad.
    ¿Como se puede quedar impasible ante semejante éxodo?
    ¿Como se puede gasear a personas incluídos cientos de niños que huyen del terror?

    ResponderEliminar
  2. Maya Correas, Tremendo.Pretenden hundir Europa y atizan por todos los frentes.Los mismos que han hundido Siria y Libia vienen ahora a por nosotros.La situación es terrible y han saqueado los medios informativos para dejarnos en la ignorancia.Me ha dado por balar.
    Hungría cierra la estación de tren de Budapest tras la salida masiva de refugiados | laRepublica.es

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios ayudan a posicionar a los blogs en los buscadores.
Un comentario, por pequeño que sea, ayuda y da mucho animo.
Si no quieres firmar con tu nombre, pincha en anónimo, vale igual.
EL BLOG DE JUAN, te lo agradecera.

Entradas populares de este blog

"Todo atado y bien atado", con Felipe

El silencio sobre la verdad” Un Estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos todopoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna por cuanto amarían su servidumbre. Inducirles a amarla es la tarea asignada en los actuales Estados Totalitarios a los Medios de Comunicación, los directores de los periódicos y Television y los enseñantes de escuela. Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Grande es la verdad, pero más grande todavía, desde un punto de vista práctico, es el silencio sobre la verdad. El amor a la servidumbre sólo puede lograrse como resultado de una revolución profunda, personal, en las mentes y los cuerpos humanos. Para llevar a cabo esta revolución se necesita, entre otras cosas, un sustitutivo para el alcohol y los demás narcóticos, algo que sea al mismo tiempo menos dañino …

“Un Estado y Medio”, el Desastre Permanente en Palestina

"Un Estado y Medio” el Acuerdo del Siglo que ofrece Trump 
El plan de paz de Trump para israelíes y palestinos que llama“Acuerdo del Siglo” es "desequilibrado". Trump ofrece “UN ESTADO Y MEDIO” (sin agua, sin luz, sin territorio, sin soberanía, sin libertad de movimiento y sin capacidad para quejarse ante foros judiciales internacionales contra Israel o los Estados Unidos”. “SIN NADA”, pero mucha muerte, de niños y…ruinas)
31 Enero 2020 Derechos humanos
El relator especial de la ONU encargado de los derechos humanos en territorio palestino indica que el llamado “Acuerdo del Siglo” por el presidente estadounidense “no es equilibrado”. Michael Lynk insta a la comunidad internacional a condenar abiertamente la aprobación del plan que permitiría que #Israel se anexionara parte del territorio palestino.(aquí) La farsa del 'plan Trump' en Palestina Puede suponer un peligroso precedente internacional, al validar la anexión de facto de un territorio conquistado por la fuerz…

15m 6º Aniversario



#24N Lo primero y más 

importante: 

LA EDUCACIÓN

La calidad de la educación dada a la clase baja debe ser de la peor clase, de modo que el foso de la ignorancia que aísla a la 


Cíclopes de un solo ojo que incumplen el deber sagrado de Hospitalidad.