Ir al contenido principal

Retorno a Wounded Knee



Retorno a Wounded Knee


La capacidad de entendimiento responde al habitual pragmatismo que rige en las relaciones entre familias que se dedican a los mismos negocios. Y ahí sí puede detectarse la amenaza real de que comiencen a venir por cada uno de nosotros. 


Rafael Alonso Solís

Los nuevos fascistas se estimulan entre sí todos los días ante el anuncio del apocalipsis –la invasión de las ciudades blancas por las hordas negras y cobrizas, la multiplicación de los homosexuales, las pretensiones de las mujeres y la complementaridad cromática de los trapos de colores–. 
Ya no cabe duda de que estaban ahí, de que siempre han estado ahí, agazapados hasta que llegara el momento y reunieran las armas necesarias. Tampoco de que cada vez son más y de que han decidido competir entre ellos mismos por ver quién la tiene más larga, quién es más chulo y quién está dispuesto a disparar contra el primer inmigrante. En cualquier caso, se trata de una competición deportiva, en la que la capacidad de entendimiento responde al habitual pragmatismo que rige en las relaciones entre familias que se dedican a los mismos negocios. Y ahí sí puede detectarse la amenaza real de que comiencen a venir por cada uno de nosotros. 

Cuando los esclavos que habían seguido a Espartaco se comenzaron a dividir en facciones –quien sabe si envueltos en banderas de distintos tonos o tras rezar a dioses diferentes–, se encontraron rodeados por veinte legiones romanas, muy venidas arriba tras una campaña victoriosa en las tierras de Hispania, la rebelión de los gladiadores se terminó por exterminación y acumulación de cuerpos sin vida en las cunetas. 

Siglos después, en 1876, durante la fase crepuscular de las guerras indias, un importante ejercito cobrizo, formado por guerreros de nueve tribus bajo el mando de los jefes Sioux Caballo Loco y Toro Sentado, aniquiló sin piedad al mismísimo Séptimo de Caballería en Little Big Horn, acabando con la leyenda torcida de George Armstrong Custer, un militar bravucón, dicen que borracho y con aspecto de emocionarse con facilidad ante el ondear de los trapos de colores. Puede que con aquel triunfo los indios firmaran su definitiva sentencia de desaparición como pueblo. En 1890, catorce años después de que al cadaver de Custer le arrancaran la cabellera, en Wounded Knee el ejército blanco pasó por las armas a cerca de 350 lakotas, de los que dos terceras partes eran mujeres y niños, no directamente implicados en las labores de la guerra. Caballo Loco murió a ballonetazos un año después de su triunfo sobre Custer, y a Toro Sentado lo asesinaron soldados americanos, algo antes de la matanza de Wounded Knee.

Como en Gaza, como en Alepo, como puede ocurrir en la frontera de Estados Unidos cuando la marcha de inmigrantes se enfrente al más poderoso ejército del planeta. Porque el apocalipsis que se atisba no es ése del que alertan los nuevos fascistas. Son ellos mismos, con Trump o Bolsonaro al mando del Séptimo de Caballería. Con miles de legionarios dispuestos a alistarse en la vieja Europa y en el Nuevo Mundo. Con un escogido grupo de aspirantes a ponerse de nuevo los correajes, cubrirse con la bandera y echarse al monte. En Wonded Knee, despistados y rodeados por sus huestes, estamos nosotros. 

Relacionado:


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Todo atado y bien atado", con Felipe

El silencio sobre la verdad” Un Estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos todopoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna por cuanto amarían su servidumbre. Inducirles a amarla es la tarea asignada en los actuales Estados Totalitarios a los Medios de Comunicación, los directores de los periódicos y Television y los enseñantes de escuela. Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Grande es la verdad, pero más grande todavía, desde un punto de vista práctico, es el silencio sobre la verdad. El amor a la servidumbre sólo puede lograrse como resultado de una revolución profunda, personal, en las mentes y los cuerpos humanos. Para llevar a cabo esta revolución se necesita, entre otras cosas, un sustitutivo para el alcohol y los demás narcóticos, algo que sea al mismo tiempo menos dañino …

“Un Estado y Medio”, el Desastre Permanente en Palestina

"Un Estado y Medio” el Acuerdo del Siglo que ofrece Trump 
El plan de paz de Trump para israelíes y palestinos que llama“Acuerdo del Siglo” es "desequilibrado". Trump ofrece “UN ESTADO Y MEDIO” (sin agua, sin luz, sin territorio, sin soberanía, sin libertad de movimiento y sin capacidad para quejarse ante foros judiciales internacionales contra Israel o los Estados Unidos”. “SIN NADA”, pero mucha muerte, de niños y…ruinas)
31 Enero 2020 Derechos humanos
El relator especial de la ONU encargado de los derechos humanos en territorio palestino indica que el llamado “Acuerdo del Siglo” por el presidente estadounidense “no es equilibrado”. Michael Lynk insta a la comunidad internacional a condenar abiertamente la aprobación del plan que permitiría que #Israel se anexionara parte del territorio palestino.(aquí) La farsa del 'plan Trump' en Palestina Puede suponer un peligroso precedente internacional, al validar la anexión de facto de un territorio conquistado por la fuerz…

15m 6º Aniversario



#24N Lo primero y más 

importante: 

LA EDUCACIÓN

La calidad de la educación dada a la clase baja debe ser de la peor clase, de modo que el foso de la ignorancia que aísla a la 


Cíclopes de un solo ojo que incumplen el deber sagrado de Hospitalidad.