Ir al contenido principal

A mí la Legión!


                          ¡A mí la Legión!

Rafael Alonso Solís


A la Legión le sienta bien el luto, el pelo en el pecho de lobo desbordando la camisa, los correajes nostálgicos y el amor a la muerte. En un escorzo más del viaje al pasado en el que está empeñada la derecha española, la gran creación del general Millán-Astray se ha colgado la colección de medallas, ha hecho ondear la bandera y ha marchado en procesión castrense a celebrar –un suponer– la tortura y muerte de un judío rebelde que nació en Nazaret hace siglos, que dicen disfrutó de una estancia postdoctoral en los más avanzados centros esotéricos del antiguo Oriente, y al que el gran imperio romano utilizó a la perfección para poner en marcha un instrumento de dominio que ha llegado hasta nuestros días. 
Comunidad de adultos frikis paraliza España para jugar con sus muñecos. Así es el fandom más potente y excéntrico del país
29 marzo 2018 http://www.eljueves.es/  
En la Legión, a las unidades militares tipo batallón las llaman banderas, como para recordar de dónde venimos y a dónde vamos, como para hacernos sentir la llamada de la tribu, como para subrayar el mito eterno del trapo como señuelo de la tropa, en un juego de palabras cuyo significado no requiere análisis lingüístico alguno, porque penetra con sencillez y sin esfuerzo a través de los sentidos más primitivos. Puede que por eso la iglesia y la milicia hayan ido siempre de la mano, y mientras una amenazaba con el castigo eterno la otra enarbolaba la bandera, la bayoneta y el fusil.
Más que un noviazgo con la muerte, la relación entre clérigos y soldados es una especie de cama redonda, teocrática y guerrera, adornada de barbas rijosas y poblada de túnicas de alma oscura, con el toque de animalismo inverso del macho cabrío a la cabeza del desfile, muestra del potencial androgénico que tiene el uso de las armas, para marcar el paso y que las botas redoblen sobre el suelo con la seguridad de la ausencia de misterio, con la simplicidad de aquel hallazgo de Hitler, cuando en un discurso memorable dijo que “un tanque es un tanque y una bomba es una bomba”, y que el actual presidente del gobierno español, Mariano Rajoy ha adaptado a las circunstancias al hacernos ver que “un plato es un plato y un vaso es un vaso”. Grandes verdades, al fin y al cabo, que los líderes están obligados a aclararnos de vez en cuando. Y es que no nos enteramos, coño. Si fuese cierto que hay dos Españas, con una siempre dispuesta a evangelizar a la otra, la Legión es el cuerpo místico de la que se cree grande, libre y elegida.
La Legión es el cuerpo místico de la que se cree grande, libre y elegida. En esta foto vemos el tatuaje con la esvástica de Hitler que luce un legionario el 28 de marzo de 2018. Arriba a la derecha, el mismo legionario luciendo el mismo tatuaje en 2014.  
Tal vez por eso pocas imágenes haya más esperpénticas que las de los caballeros legionarios, con su gesto tallado en rigor castrense, mientras pasean al Cristo de la Buena Muerte y hacen sonar los tambores por la calles de Málaga. 
Charanga, peineta y pandereta como símbolos de la España más negra y más retrógrada. Ésa que vuelve para salvarnos a través de la reencarnación juvenil del integrismo ibérico, mientras los ministros practican el karaoke o hacen playback sin creerselo del todo. Qué miedo. 

     FRANCO Y MILLÁN-ASTRAY

 Apunte de EL BLOG DE JUAN Fotografía&Revolutión 

Cuando escuchaba la palabra cultura, Millán-Astray sacaba la pistola. Se pasó la vida sacándola y mató mucho, primero en Filipinas, luego en Marruecos y más tarde en España. Le dieron todas las cruces del mundo por matar sin que la Iglesia se quejara de la utilización masiva de un símbolo tan suyo. Finalizada la Guerra Civil regresó a sus tareas intelectuales como jefe de prensa del régimen y sólo mataba los domingos, por quitarse el gusanillo. Un genio.
Recordemos que Millan Astray era manco y tuerto, y ya en otra ocasión en la que el fundador de la Legión había dicho que “La esencia de España reside en Castilla, pues el resto es escoria” , Miguel de Unamuno contestó: Me temo que bajo la dictadura de Franco lo que menos se permita sea la franqueza. Lo que dominará será la molienda”.
Unamuno, se enfrentó al general Millán Astray con aquella breve alocución en la que censuró a los golpistas su fuerza bruta con la archiconocida frase “Venceréis pero no convenceréis”, ante la que el militar felón gritó “¡Muera la inteligencia!, ¡muera la intelectualidad traidora!” o “¡Muera la intelectualidad y viva la muerte!”, según versiones (la última, del propio Unamuno).

(Encerrado en su “celda de la calle Bordadores” de Salamanca, don Miguel dejó constancia de su aversión al régimen del 18 de julio.) Y...
 http://kaosenlared.net/a-mi-la-legion/ ( Ha publicado este post) 
Un judío rebelde que nació en Nazaret hace siglos, que dicen disfrutó de una estancia postdoctoral en los más avanzados centros esotéricos del antiguo Oriente, y al que el gran imperio romano utilizó a la perfección para poner en marcha un instrumento de dominio que ha llegado hasta nuestros días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Todo atado y bien atado", con Felipe

El silencio sobre la verdad” Un Estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos todopoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna por cuanto amarían su servidumbre. Inducirles a amarla es la tarea asignada en los actuales Estados Totalitarios a los Medios de Comunicación, los directores de los periódicos y Television y los enseñantes de escuela. Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Grande es la verdad, pero más grande todavía, desde un punto de vista práctico, es el silencio sobre la verdad. El amor a la servidumbre sólo puede lograrse como resultado de una revolución profunda, personal, en las mentes y los cuerpos humanos. Para llevar a cabo esta revolución se necesita, entre otras cosas, un sustitutivo para el alcohol y los demás narcóticos, algo que sea al mismo tiempo menos dañino …

“Un Estado y Medio”, el Desastre Permanente en Palestina

"Un Estado y Medio” el Acuerdo del Siglo que ofrece Trump 
El plan de paz de Trump para israelíes y palestinos que llama“Acuerdo del Siglo” es "desequilibrado". Trump ofrece “UN ESTADO Y MEDIO” (sin agua, sin luz, sin territorio, sin soberanía, sin libertad de movimiento y sin capacidad para quejarse ante foros judiciales internacionales contra Israel o los Estados Unidos”. “SIN NADA”, pero mucha muerte, de niños y…ruinas)
31 Enero 2020 Derechos humanos
El relator especial de la ONU encargado de los derechos humanos en territorio palestino indica que el llamado “Acuerdo del Siglo” por el presidente estadounidense “no es equilibrado”. Michael Lynk insta a la comunidad internacional a condenar abiertamente la aprobación del plan que permitiría que #Israel se anexionara parte del territorio palestino.(aquí) La farsa del 'plan Trump' en Palestina Puede suponer un peligroso precedente internacional, al validar la anexión de facto de un territorio conquistado por la fuerz…

15m 6º Aniversario



#24N Lo primero y más 

importante: 

LA EDUCACIÓN

La calidad de la educación dada a la clase baja debe ser de la peor clase, de modo que el foso de la ignorancia que aísla a la 


Cíclopes de un solo ojo que incumplen el deber sagrado de Hospitalidad.